El congelamiento de espermatozoides, óvulos y embriones es una práctica bien establecida y realizada en la mayor parte de los países con instituciones dedicadas a la reproducción humana asistida.

La técnica de criopreservación de embriones viene presentado significativos avances en los últimos años. Recientemente desarrollado, el método de vitrificación contribuyó para que las tasas de gestación alcancen niveles animadores. Otra gran ventaja de esta técnica es una menor exposición a las sustancias llamadas crioprotectoras, necesarias para el procedimiento, más capaces de perjudicar la calidad del material congelado.

Una opción para las mujeres que pretenden postergar el acto de embarazarse, sea por razones profesionales, sea por no haber todavía encontrado un compañero, es el congelamiento de óvulos. A través de este procedimiento, los óvulos permanecen almacenados en bajas temperaturas (-196Cº) con edad del momento de congelamiento.

Se sabe que el avance de la edad de la mujer tiene impacto deletéreo sobre la cantidad y, principalmente, sobre la calidad de los óvulos, disminuyendo así las oportunidades de embarazo y aumentando los riesgos de complicaciones en la gestación. Este efecto perjudicial se observa con mayor intensidad después de los 35 años, motivo por el cual se preconiza la realización del congelamiento antes de esta edad.