El Centro de Investigación y Reproducción Humana Nilo Frantz es pionero en el país en el desarrollo de la nueva técnica de fertilización denominada maduración in vitro (IVM o in vitro maturation), indicada para mujeres que sufren del síndrome y no pueden recibir altas dosis de hormonas. Desde el Nacimiento del primer bebé en agosto de 2008, hasta el primer trimestre de 2010, nueve bebés ya nacieron con el auxilio de esta tecnología.

La IVM es una alternativa segura para el tratamiento de la infertilidad, cuando hay indicación de fertilización, sea por factor femenino o masculino, en pacientes portadoras de ovarios policísticos.