Las chances de que una pareja conciba dependen de varios factores, destacándose dentro de ellos la calidad del embrión formado, sea en una fecundación natural, o en un ciclo de fertilización in vitro.

La infertilidad alcanza cerca del 15% de las parejas en edad reproductiva. Se estima que en el 50 al 60% de los casos haya la participación, en menor o mayor grado, del factor masculino. La calidad del embrión tiene directa relación con el óvulo y el espermatozoide que lo fertiliza. Hasta entonces, los espermatozoides escogidos para el procedimiento de inyección intracitoplasmática (ICSI) eran evaluados en un microscopio óptico común, los mismos utilizados en el consultorio médico, bajo una ampliación de máximo 400 veces.

Un nuevo aliado surgió para el tratamiento de losmatrimonios infértiles, llamado IMSI (Intracytoplasmatic Morfologically Select Sperm Injection), "Súper ICSI" el ÏCSI magnificado". Se trata de un sistema de lentes de alto poder de resolución acoplado a una computadora con capacidad para ampliar en hasta 16.000 veces la imagen, permitiendo la identificación de pequeños detalles de la cabeza, del cuello y de la cola de los espermatozoides. A través de esta técnica, se están obteniendo aumento en las tasas de embarazo y una disminución en el número de abortos.

Vea las etapas

La selección del Mejor espermatozoide

La selección de los espermatozoides se hacía utilizando microscopio con capacidad de ampliación de apenas 400 veces.

El 2003, investigadores israelitas desarrollaron un sistema de lentes, capaces de identificar pequeños detalles de los espermatozoides.

La presencia de vacuolas en la cabeza de los espermatozoides, solamente visibles con la tecnología Súper ICSI, está correlacionada a la alteración en su ADN y, por lo tanto, a menores tasas de gestación.

Recientemente desarrollado un microscopio equipado con un alto poder de resolución aumenta de 8.500 a 16.000 veces la imagen –lo que permite evaluar en detalle las características de los espermatozoides.