¿Por qué las alteraciones en las trompas impiden o dificultan el embarazo?

Inflamaciones, infecciones, cirugías y cicatrices no solo afectan la permeabilidad de las trompas, ocasionando una obstrucción uni o bilateral, sino también lesionan sus pestañas y, así, a su capacidad de transporte. Las células que revisten internamente las trompas deben también secretar un moco nutritivo, responsable por la nutrición del embrión en sus primeros días después de la fecundación. Esta función se encuentra muchas veces perjudicada. Otro problema observado es la pérdida de la capacidad de la extremidad tubaria de volcarse al ovario y "abrazarlo", no pudiendo así recibir el óvulo liberado por este. Lo que se ve muchas veces son trompas fijas y distantes de los ovarios, dirigidas a un sentido opuesto al que se encuentra el ovario. Las alteraciones pueden ser leves y responsables por una demora mayor para el embarazo. Pero, frecuentemente las lesiones son severas e impiden completamente que ocurra la gestación.

¿Qué son las trompas uterinas y cuál es su función?

Las trompas son dos estructuras finas y delicadas situadas en la región superior del útero. Tienen como finalidad recibir el óvulo liberado durante el fenómeno de la ovulación y permitir su encuentro con el espermatozoide, o sea, es dentro de las trompas que ocurre la fecundación natural (in vivo). Durante el período fértil deben colaborar para la ascensión de los espermatozoides y después de la fecundación deben hacer que el embrión recién fecundado sea nutrido y ruede impulsado por el movimiento de miles de pestañas que la revisten internamente en dirección a la cavidad del útero.

Tengo una amiga que también tiene problemas con las trompas. ¿Esto es común?

Cerca del 35% de los casos de infertilidad femenina se deben a los problemas en las trompas.

¿Qué lleva a que las trompas se obstruyan?

Gran parte de los matrimonios que buscan auxilio médico para embarazarse tienen como diagnóstico de la infertilidad, el factor tubario. La obstrucción de las trompas es causada más comúnmente por endometriosis, por la formación de adherencias (cicatrices) después de las cirugías, por las infecciones pélvicas ocasionadas por microorganismos como la clamidia o por la ligadura (ligadura) de las trompas. En Brasil se viene verificando en los últimos años un aumento en el número de casos de mujeres que realizaron la cirugía de la ligadura de las trompas, por motivos diversos, acaban deseando nuevamente tener un nuevo bebé.

¿Cómo se evalúa si las trompas están normales o no?

Básicamente existen 2 métodos de diagnósticos capaces de verificar la funcionalidad de las trompas uterinas: Histerosalpingografia: examen radiológico realizado por Hospitales y clínicas de diagnóstico por imagen que, después de la introducción de un líquido de contraste radiopaco, permite la visualización y la documentación del paso del mismo por el aparato reproductivo, simulando el trayecto recorrido por el semen. A través de la histerosalpingografia se analiza el canal cervical, la cavidad del útero, la permeabilidad de las trompas y la dispersión del contraste en el abdomen. Se trata de un examen de difícil interpretación, muchas veces variando mucho el diagnóstico emitido de profesional para profesional. Otra limitación es el no seguimiento de los correctos preceptos técnicos para su correcta realización. Las quejas de malestar o dolor por parte de las pacientes sometidas a este examen no son raras. A pesar de esto, todavía hoy consiste en un examen muy solicitado para la evaluación del factor de la trompa. Videolaparoscopia: examen realizado en ambiente hospitalario que, con anestesia general, permite visualizar a través de imágenes el interior del abdomen e identificar la anatomía del aparato reproductivo. Es el examen más preciso para evaluar la integridad de las trompas y diagnosticar una serie de anormalidades, como es el caso de la endometriosis. Se trata de un examen realizado en ambiente hospitalario y que requiere anestesia general.

¿Vale la pena operar las trompas?

Después de la cirugía, la trompa frecuentemente vuelve a quedar permeable, pero no consigue tener el mismo desempeño (normalidad anatómica y funcional) que presentaba antes. Por este motivo, muchas veces la re permeabilización de las trompas ocurre, para la gestación no. Existe también la posibilidad de que ocurra, en un corto intervalo, nueva obstrucción, esta vez por fibrosis (cicatrización) y un riesgo mayor de gestación ectópica (tubaria). En el pasado, cuando las tasas de éxito con a fertilización in vitro (FIV) eran mucho más bajas, muchas veces se optaba por la cirugía. Hoy en día, con mejores resultados a través de la FIV, cada vez menos se realiza la cirugía de la trompa. Esta también encuentra su espacio en los casos en que la mujer es muy joven y la pareja no tiene recursos para costear la FIV. Importante resaltar que después de la realización de la cirugía se hace necesario aguardar varios meses o, inclusive, algunos pocos años para verificar si el embarazo ocurre o no. El surgimiento de una gestación es la única prueba efectiva de que el tratamiento quirúrgico de desobstrucción de las trompas realmente fue efectivo.

Me hice la ligadura de las trompas hace algunos años. ¿Qué debo hacer para embarazarme de nuevo?

Muchas de las mujeres que realizan la ligadura de las trompas acaban algunos años después deseando nuevamente embarazarse. Este cambio de expectativa se debe básicamente por 3 motivos: arrepentimiento y el resurgimiento del deseo de ser madre, la pérdida de un hijo o, lo que es más frecuente, el ingreso en un nueva relación. En estos casos la técnica indicada es la fertilización in vitro (FIV). La oportunidad de que el tratamiento sea correcto va a depender de una serie de factores, y el principal la edad de la mujer. Cuanto más joven se realice la FIV, mejor. Después de los 40 años, incluso si es saludable y ya teniendo hijos las oportunidades de embarazo son significativamente menores.